jueves, 22 de marzo de 2012

Amor eterno

Y además nos hace daño, me dijo. No paro de rememorar esa frase en mi cabeza. Recuerdo con nitidez la habitación en penumbra, la cama desecha y la ropa tirada por el suelo. La música que emanaba de los pequeños altavoces del ordenador se deslizaba por mis oídos sobre cogiéndome, con la quinta sinfonía de Beethoven. Cuando le clavé el cuchillo hundiéndolo en su carne no sentí absolutamente nada. Me quedé absorta mirando cómo la sangre aún caliente tintaba de rojo mi blanca camisa. Este amor obsesivo no nos conviene y además nos hace daño. Ahora, sólo me hace daño a mí.


L.R.L.

2 comentarios:

Señorita Demakrada dijo...

la obsesión destruye el amor

te he descubierto buscando la palabra librepensadora, te recomiendo que pasees por mis rincones, yo me kedo akí a deleitarme de tu librepensamiento

un abrazo :)

Lidia R. L. dijo...

El amor que viene del propio EGO es una maldición que nos llena de odio y resentimiento cuando las cosas no bailan a nuestro son. Gracias por leerme, ahora me voy a leerte a ti. Un abrazo ^__^